Articulos
UPCN Digital
Profesionales

El problema del tránsito en San Juan

 22/01/2013   1030
 Nuestra provincia, se encuentra adherida a la Ley Nacional de Tránsito, Nº 24.449, modificada parcialmente por la ley 26.363, encontrándose adheridas a la mencionada legislación, la mayoría de las provincias, a excepción de Córdoba, San Luis, Santa Fe y Entre Ríos. 
Esta adhesión que se produjo, en el año 1995, si bien fue total en lo legal, no lo ha sido en lo fáctico, en virtud de que nuestra provincia, no ha adecuado su estructura de funcionamiento, para hacer efectivo el control que prevé la mencionada ley. Esto lo digo porque en la ley nacional, se encuentra casi todo previsto, desde lo preventivo a lo sancionatorio. Y podríamos decir que la legislación nacional y la provincial, es igual que la legislación de cualquier país de Europa, EE.UU. o Chile, países estos que tienen índices bajos en materia de accidentología y un respeto y apego supremo al cumplimiento de la ley. 
Antes de seguir avanzando en el tema, debo resaltar que para bajar los índices de mortalidad por causas de tránsito, no solo se tiene que contar con una buena legislación, sino que se deber articular en el escenario de la conducción, una serie de factores a saber: Rutas seguras; Conocimiento de la legislación; Control del cumplimiento de la ley y Publicidad de las normas de seguridad en materia de tránsito.
Mencionados algunos de los elementos que deben existir para sincerar la conducción y hacerla más segura, me animo a decir que básicamente, los errores que se cometen al momento de conducir y que causan tantas muertes, en su gran mayoría, están vinculados directamente a un problema cultural, muy propio de los sanjuaninos o mejor dicho de los argentinos, cual es, el empecinarnos por no cumplir las leyes. Pareciera ser que en nuestra provincia, el que transgrede mas la ley, es el más vivo y en materia de tránsito, muchas veces, eso se paga con la vida.
Creo importante recalar en dos aspectos que he mencionado antes y que tienen gran incidencia en los resultados o estadísticas de los muertos por causas de tránsito:
El primero, la falta de conocimiento de la legislación. De esto podría escribir mucho, pero creo que todos sabemos de que se trata. Para ejemplificar ésta falencia de los conductores, voy a señalar tres casos muy marcados, que evidenciarán claramente lo que quiero decir. Uno de los ejemplos, es la situación que se presenta en las rotondas, donde son muy pocos los conductores que respetan la prioridad de paso del que circula por la misma. Es muy común por ejemplo, ver que el que viene transitando por la rotonda ubicada en Av. Libertador y calle Las Heras, (en el centro capitalino) cuando llega el momento de pasar, se frena y le da el paso al que viene desplazándose  por la Av. Libertador General San Martín. Esa situación que he descripto, no solo lo hacen los conductores comunes, sino que también el mismo error lo cometen algunos conductores profesionales que manejan un remis o colectivo. Otro de los errores típicos en la conducción de nuestra provincia, es el circular permanentemente por el lateral izquierdo de la arteria, cuando lo correcto, es transitar por la derecha y dejar el carril izquierdo para el que se quiere adelantar, ello debido a que el mencionado  andarivel, es el de sobrepaso conforme lo establece la legislación vigente.
También es muy frecuente en las rutas argentinas, ver que cuando un conductor advierte que otro vehículo lo va a pasar, para que el auto que viene atrás se adelante, le colocan la señal del giro izquierdo y eso es totalmente incorrecto, porque la ley, en su artículo 42 inc. f), establece que la luz de giro izquierdo, se debe colocar cuando el sobrepaso no se debe hacer. En ese caso, lo correcto, es colocar la luz de giro derecho y no el izquierdo. 
En fin, podría mencionar un sin número de faltas, pero creo que con las detalladas sirve para demostrar que muchos de los que conducimos, no conocemos la legislación vigente o si la conocemos, no la respetamos.
En segundo lugar, resalto la falta de armonización entre los actores encargados del control del tránsito en San Juan. Esto lo digo, puesto que nuestra provincia, el control del tránsito, descansa en dos organismos: La Dirección De Tránsito y Transporte y La División de Tránsito de la Policía. Esto, a mi modo de ver, es el inconveniente principal que se presenta y por ese motivo, considero que nuestra provincia tiene un control escuálido en materia de tránsito. Lo expresado, se refleja en que la Dirección de Transito y Transporte, según lo establecido en la legislación vigente, es la autoridad de aplicación en la materia, pero por no contar con un cuerpo de inspectores propio, necesariamente para poder controlar, tiene que recurrir a la División de Tránsito de la Policía, y ello lleva a que no siempre se puedan coordinar las actividades de control y el mismo pasa a ser casi nulo y con las consecuencias que conocemos.
Una de las posibles soluciones sería que la División de Tránsito de la Policía, dependa en lo funcional, de la Dirección de Tránsito y Transporte, de esta manera la Dirección, en su carácter de autoridad de aplicación, podría planificar una política de control, a corto, mediano y largo plazo, convirtiendo de ésta manera, el control del tránsito, en una Política de Estado, con los beneficios lógicos que ello implica. Esa planificación, seguramente, no sería lo mismo que los controles que actualmente se realizan y que se evidencian como controles espasmódicos o reflejos, que se llevan a cabo, por un corto plazo, cuando hay un accidente de tránsito con consecuencias fatales notorias, que son propaladas por los medios locales.
Con controles continuos, los conductores, sentirían la obligación de comenzar a respetar la ley y como resultado directo, los accidentes de tránsito disminuirían o al menos no tendrían las mismas consecuencias, debido a que los conductores usarían cascos, cinturones de seguridad, circularían por la derecha, tendrían todas los elementos necesarios para la circulación (luces de posición, de frenos, guiñes, espejo etc), y eso haría que las derivaciones de los accidentes, fuesen menores a las actuales.
Por último, también debo resaltar que la mayoría de los accidentados por tránsito, son trasladados a los hospitales de urgencia (Dr. Guillermo Rawson y Marcial Quiroga) y en muchos casos, los accidentados, son internados en la terapia intensiva, con los elevados costos que ello significa para el Estado Provincial, que tiene que hacer grandes erogaciones para atenderlos. Sin duda que si se redujesen los accidentes de tránsito, directamente se disminuirían los costos de la Salud Pública provincial y esos fondos podrían tener otro destino más conveniente, como por ejemplo, mayor adquisición de elementos para los hospitales, mejora en infraestructura, adquisición de ambulancias etc.

Por el Dr. Carlos Lorenzo, de la Secretaría de Profesionales de UPCN San Juan.

    Publicaciones

    Novedades y articulos de interes sindical para los afiliados.


     Versión Digital